sábado, 16 de julio de 2011

Come Undone


Aveces es necesario dejar de nadar contra la corriente... desgraciadamente siempre olvido que no sé nadar, al principio me resistía a creer que era yo, y preferia culpar al resto...por desgracia aquella mayoría, siempre inclinaba la balanza del otro lado...
¡Adelante, celebren, alzen sus copas, otra ronda cantinero!, se despeja la nebulosa de este karma, después tanto camino sin pavimentar, la realidad impone su frigidez.
Rimes.

1 comentario:

  1. En cambio siento la terrible impericia de seguir nadando contra la corriente como un estimulante sentido obtuso.

    Mi felicitaciones por los rincones de su nuevo hogar, le deseo todas las fortunas y que sus letras floten sobre la eternidad de sus ojos.

    La más grata noticia, volverla a leer...

    El Barón de Buillón

    ResponderEliminar