lunes, 25 de julio de 2011

¿Recuerdas esto?

En la nebulosa del sueño, me crucé con tus pasos anoche, llevabas la mirada cansada, y un mechón te cubría el ojo izquierdo, ese ojo que en más de una ocasión he querido arrancarte.
Tu naríz puntiaguda,y tus labios delgados bailaron en una mueca al verme, ¿lo recuerdas?, rozamos nuestras manos, y luego, te susurre al oído nuestras conversaciones pendientes, y recorde aquél vino abierto respirando junto a la chimenea.
Conozco tu triste historia, y he saboreado la sangre de cada una de tus malas desiciones, y al contrario de lo que piensas de tu persona, sigo pensando que eres diferente, no sirve que escupas sobre tu presente, mi mano permanecerá sobre tu hombro, tal vez sólo soy una más de las que han querido respirar en tus cabellos, patética y admirable, como la Bovary, no puedo abandonar mis sueños.
Muchos me han prometido el mar y el cielo, ocultando tras aquellas promesas, un trozo de la enorme nada que los formaba.
Tenemos hambre de saber, de conocer aquellas notas que formaron la melodía que nos hiciera tan felices ayer; saber, sólo eso exaltará nuestras pasiones...
Porque entre nosotros no existe el fingimiento, ni el espacio muerto, somos un poema de Borges, recitado en una tibia tarde de otoño, junto a un café y una rosa blanca.
¿Te parece que unamos los puntos que marcaste en el cuaderno?, ven, anímate a llenar los vacíos, si quieres puedo llevarte en mi bicicleta, anda, abre los brazos al viento y sienteme, en esa suave brisa que te envuelve estoy yo, junto a ti.
Si te decides por la noche, dejaré una veladora lista para que encuentres el camino, mientras tus ojos brillen, mientras sigan buscando no estará todo perdido, no existen las derrotas cuando hablo de ti, sólo las ganas de agitar las alas.
No dejes que pase como aquél pasado que no recuerdas, pero que aún te duele su abandono, guárdame en tu corazón(porque sé que aún tienes uno), y llevame como un secreto que te acompaña, háblame en silencio, que te escucho, no pensaré nada malo de ti, porque el haber sufrido tanto te hace diferente, las espinas de tu corona te absuelven de tus pecados, recuerda que lo que aquí se hace, queda bien pagado antes de partir.
Lucha mientras tengas fuerzas, no dejes que te venza la frustación de una caída, de un engaño, usa tu disfraz, recurre a todos tus recursos, no te lances en contra del fuego, da la vuelta sigiloso; ten toma mi mano, deja que te ayude en la oscuridad, vamos a atraer a nuestros adversarios y a vencerlos.
¿Has pensado como celebraremos nuestras victorias?, el vino llegará en grandes cántaros, y bailaremos hasta que nuestros pies decidan por nosotros....sólo nesecitamos una cosa....NO TE RINDAS....no ignores a esta voz que te alienta desde lejos, a esta mujer que sin verte la cara, te ha besado la frente antes de dormir, que a pesar de haberse desencantado de sus dioses, a modo de tregua les ha encargado tu tranquilidad, no te sitúes río abajo, anda con benevolencia, siempre firme, porque sólo así lograrás conseguir la victoria...y tal vez así una tarde cualquiera, podremos brindar con ese anhelado vino, allá en tu noble tierra de Buillón.

2 comentarios:

  1. Extraordinario Veronica, "somos un poema de Borges, recitado en una tibia tarde de otoño, junto a un café y una rosa blanca." guardame en tu corazon, cuanto sentimiento, no dejes que pases como quel pasado, el haber sufrido, alguien que te puede escuchar y con la misma sencillez te lle va en la bicicleta, alguien con quien compartir, no lo que te prometen sino lo es. Me encanta, deliciosa y profunda pluma. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. Sobre las tierras de Buillón descansa una tumba que aloja las sombras de la mudez, deje las flores necesarias para que que se alivien en sus laberintos, hoy los pasos descienden firme bajo las nubes, en las coplas de esas altas montañas, en un rincón de un corazón adorable, en las sonrisas de un encuentro y en la calma de un caminar hacía allá.

    Barón de Buillón.

    ResponderEliminar