lunes, 29 de agosto de 2011

Una Tregua


El sostuvo su mano, y la ayudó a levantarse.
Ella susurró en su oído las palabras exactas para sacarlo de las sombras.
Él sacó uno a uno los granos de sal que estaban pegados en sus labios.
Ella tejió para él los sueños mas dulces sobre las nubes de su mente.
Él escribió para ella las historias mas bellas que lograron liberar su mente de candados oxidados.
Ella aulló a la luna llena agradeciendo por su encuentro.
Él logró hacer de su persona un hombre bueno.
Ella esperó y esperó ...
Él soñó y soñó ese primer abrazo...
Juntos fueron invencibles, 
Juntos lograron ver las cosas desde arriba,
Juntos descubrieron historias y nuevas rutas,
A destiempo se despertaron de ese dulce sueño, que no pudieron cocretar...
Una tregua para ella que descubrió una nueva historia por contar...
Una tregua para él que consiguió ser cada día mejor persona...
Una historia perfecta de esas que sólo existen en los sueños, y desgraciadamente se terminan cuando te despiertas y pones los pies sobre la tierra.
Te amo DZ.
Rimes.



1 comentario:

  1. Los pies sobre la tierra diluyen los sonetos maravillosos, prisioneros de algún sueño construidos a nuestra merced, moldeados a una voluntad que no suscribe una supuesta realidad. ¿El hombrecito habrá de ser realizado cuando viró su mirada a sus pies? ¿Esa bella mujer será reconocida sonriente en el amanecer de su sueño? Debería aconsejarse con ánimos a transitar caminos sin finales, océanos sin límites, regodearse de la inmensidad, el despertar son dolores diarios que solo calman esos ojos en mí.

    Clementes conclusiones mí amada alma.

    D.Z

    ResponderEliminar