miércoles, 12 de octubre de 2011

Un cariñoso apodo...

En el barrio le decíamos "memito", nunca supe a ciencia cierta el porque de ese apodo, quizás al igual que todos, yo también suponía su condición de  "tontito", como decía mi abuelita, más bien su discapacidad era a conveniencia, pues siempre llegaba a su casa por las noches en costosos automoviles, manejados por elegantes caballeros de traje y corbata.
Sin casta,sin padre, ni un apellido que hablara de su historia, se redimía a recoger migajas de cariños ajenos, robados, o prestados por la compasión de quién creyera en su actuación de niño encerrado en un cuerpo adulto, del pobre loquito abusado en su infancia, del amante insestuoso de alguna tía moribunda, del cafiche aprovechado de alguna viuda solitaria, o de algún borracho que pudiera poner en su bolsillo un poco de dinero a cambio de unos cariños hechos de rodillas...
Siempre arribista, siempre con ganas de mirar al mundo por sobre sus hombros, no dudaba en aplastar a quien ya no sirviera en sus propósitos; cuerpo usado, bolsillo exprimido,todo lo que no daba más fruto, simplemente se sacaba del camino, y se negaba por completo su existencia...
Aveces la culpa no es del chancho, si no de quien le da el afrecho, y en su casa sopesaba quien fuera mejor trepador...
Disfrazado de armani, cubría sus escamas para saltar sobre sus víctimas, deslizándose, como una cascabel, entre quien pudiera tener sus bolsillos mas llenos, no escatimaba, en cambiarse de escuelas, así como un vampiro que chupa la sangre de sus víctimas, esta rémola buscaba su nuevo prospecto, lo estudiaba, para lentamente enrollarse en su cuello para quitarle el aire...
Lo ví muchas veces, escondida desde mi jardín; desde aquél lugar,muy en silencio observé sus arrebatos, sus manipulaciones a sus novios adultos. Un día decía que se mataría, al siguiente perdía la razón...su favorito, era ser la víctima, ¡como la mina de la teleserie!,siempre, siempre sabía como ser el centro de atención...siempre...de última se comentaba en el barrio que para guardar las apariencias, ahora tenía novia, una pobre chica ilusa, que no sabía a que se exponía...
Ayer, cuando regresaba de la escuela, lo ví besándose con un tipo en la parte trasera de un vehículo, los observé mientras me alejaba despacio, imaginándo la cara de su novia si se encontraba con semejante espectáculo...en eso estaba, cuando de pronto comenzaron  a forcejear; entonces me agarró el miedo y me entré a tomar la once con mi abuela.
Hoy sábado me han despertado las sirenas del radiopratrulla, encontraron al memito muerto, tirado en la cancha, tenía doce puñaladas entre las piernas, su cuello cortado, y  le habían prendido fuego en la cabeza, lo identificaron sólo por sus zapatillas azules, que nunca se sacaba, y un extraño lunar de carne en su rostro, que nadie sabe porque no se calcinó junto a sus malas intenciones, como sea hemos ido a pedir por su alma a la iglesia, ojalá el Dios de mi abuelita se apiade de él, lo que es a mí, sinceramente me importa poco, desde mi escondite pude ver a diario el dolor que desfiguró el rostro de cada una de sus víctimas, y su indolencia al darles la espalda...vamos a ver cuanto tiempo tardamos en tener una nueva sierpe acechándonos desde su escondite...a la que sin duda también daremos un cariñoso apodo.
Rimes.



No hay comentarios:

Publicar un comentario