martes, 20 de diciembre de 2011

Ya no te espero...

Quizás si no se hubiera encontrado esa tarde con el Leo, ella hubiera seguido durante mucho tiempo buscando el porqué del repentino abandono del Kurko, bastó que le explicara las razones de que le hubiese pasado a él las llaves de su casa...."todos sabían la relación que teníamos nosotros"....una a una, se fueron encajando cada una de las piezas, de aquél rompecabezas...sus cambios bruscos de humor, sus depresiones, su disfunción eréctil,su cobardía...por eso escapó así, por eso el anonimato, y el resentimiento...sólo por eso, ella no fué mas que un distractor...pobre, de verdad pensó que era real...de verdad se imaginó en aquel mundo perfecto...se sacaba por fin ese peso de sentirse culpable de una realidad no asumida, que se escondía en el rincón mas oscuro del closét de aquél pobre cobarde..


No hay comentarios:

Publicar un comentario