jueves, 8 de agosto de 2013

PUENTE

Hoy abrí un viejo mueble, y ahí, en el segundo cajón, ese que tenía los calcetines huachos, me encontré un guante y adentro de el una foto tuya...miré tu rostro durante largo rato, tratando de imaginar que será de ti, a estas alturas del partido cuántas serán las viudas que hoy te lloran, o a quién estarás culpando de tus frustraciones...nunca supe más de ti, y me tapé los oídos cuando alguien trató de contarme algo, creo que terminé haciéndo igual que tú, pero no por cobardía, sino que comprendí que hay personas que llegan a nuestra vida para enseñarnos que aveces hay que alejarse y no confiar, que las apariencias engañan y que nada bueno puede traer un tipo que se niega a crecer...
Hubo un tiempo en que no nesecitaba mirar una fotografía tuya para llorar un mar entero, por que tu sólo recuerdo bastaba, hoy y luego de mirar largo rato tu foto sin darme cuenta la volví a dejar donde estaba, creo que tu recuerdo se aleja lentamente de todo lo que soy, de todo aquello que fui...y siento la gran culpa de haber querido dejarlo todo por seguirte en tu loca e irresponsable carrera contra el tráfico, y luego mirar a mi alrededor y dar gracias porque estoy lo suficientemente lejos de ti, y ya no volverás jamás a hacerme ese daño que tanto te gustaba marcar sobre tus víctimas...
Rimes.





No hay comentarios:

Publicar un comentario