miércoles, 9 de abril de 2014

Hojas secas


"Sentada de cuclillas en la cama, ella lo miró largamente, le 

recorrió el cuerpo desnudo de la cabeza a los pies, como 

estudiándole las pecas y los poros, y dijo: –Lo único que te 

cambiaría es el domicilio.

Y desde entonces vivieron juntos, fueron juntos, y se 


divertían peleando por el diario a la hora del desayuno, y 

cocinaban inventando y dormían anudados."

Galeano.


 Esta mañana me puse a pensar en ti, me ha quedado claro 

que es un error del que debo aprender, puesto que he errado 

el camino mientras conducía el automovil, y me perdí...

La calle tenía álamos enormes,y sus hojas se movían 

suavemente entre los rayos del sol, amarrillos, verdes y cafes 

venían a rozar mi rostro, estiré las manos por si lograba 

alcanzar una de las hojas que caían al viento, pero fué 

imposible, así como volver a ver tu rostro con el mismo amor 

de ayer, nadie se baña en el mismo río dos veces, las aguas 

son muy distintas, todas se van al mar, ahí donde dejaste que 

me hundiera sin ayuda...




No hay comentarios:

Publicar un comentario