miércoles, 21 de enero de 2015

Hoy.

Antes de conocerte yo era libre; libre de guardar silencio por días y meses,de tener que dar explicaciones por todo, y de depender de unas manos ajenas a las mías. Hoy, en cambio, me veo forzada a explicar cada una de mis ausencias,mientras insisto en buscar tu rostro en medio de un mar lleno de extraños, como si pudieras resucitar de ahí; donde tu mismo te sepultaste.



No hay comentarios:

Publicar un comentario